Aire acondicionado y decoración, ¿es posible?